Actividades rurales y circuitos guiados

Las actividades cotidianas del campo, la visita a artesanos de cada comunidad y los paseos culturales y de naturaleza, son las opciones diarias del viajero durante su estadía en las comunidades. Así, el viajero que elige el turismo rural comunitario de la cooperativa, puede: aprender a cocinar platos regionales, utilizar el horno de barro, conocer las tradiciones locales, cuidar un rebaño de cabras, conocer el cuidado de las viñas y la elaboración de vinos artesanales, visitar sitios arqueológicos, hacer senderismo entre los cerros del territorio, aprender oficios artesanales como el uso del telar o la cerámica, compartir festividades religiosas, saber las prácticas de cultivo del pimentón o algunas especias o divertirse regando las fincas a través de acequias y vertientes, por ejemplo. De acuerdo a la época del año, el viajero puede compartir actividades rurales como: la preparación de la tierra, abonado, arada con tractor o con animales, siembra, riego de parcelas, poda de frutales y viñas, cosechas, elaboración de productos artesanales alimenticios, moliendas, entre otras. Las actividades recreativas y sociales que el viajero puede realizar, en general las hace en compañía de lugareños quienes cumplen con su rol de facilitadores, de guías y de amigos. Los circuitos guiados de caminata o paseos a caballo, son recorridos cortos que demandan de una a tres horas quizás y todos son de media a baja dificultad y no presentan riesgos. La cooperativa ofrece más bien un turismo rural vivencial, de intercambio cultural y de contacto con la naturaleza; por ello, deseamos aclarar que no se realizan actividades de aventura ni de riesgos ni excursiones largas pues no son parte del espíritu de nuestra organización campesina.